Consejos para no tirar un viaje a la basura

Muchas veces, al acabar un viaje nos damos cuenta de que no lo hemos aprovechado todo lo que nos hubiera gustado. Por pequeñas decisiones, hemos perdido horas, o incluso días enteros. Os dejo unos pocos consejos para sacar el máximo rendimiento a vuestras aventuras.

Elije bien a tus amigos

Muchas veces uno puede caer en la tentación de pensar que, con tal de viajar, todo vale y se está dispuesto a ir con quien sea al fin del mundo. Personalmente, cada vez estoy más convencido de que esto es un error. El fin del mundo está muy lejos, hay que elegir bien con quién ir. Existen muchas mentalidades diferentes a la hora de comenzar una aventura. Hay quien en sus viajes no le gusta caminar menos de 20 kilómetros diarios, otros son de visitar las los sitios más tranquilamente. Para algunos, comer es sinónimo de comprar un cutre-bocadillo e ir tirando mientras que otros necesitan sentarse a comer en un restaurante. Madrugar o aprovechar la noche, naturaleza frente a ciudades… como he dicho, existen muchos tipos de gustos. Todos ellos son igual de válidos pero, cuando se juntan dos mentalidades diferentes, surgen problemas, SIEMPRE. Por esto mismo es mejor elegir bien con quién te vas a ir. Mejor eso que acabar tirándote de los pelos…

Planifica bien

He oído a mucha gente que cree firmemente en viajar sin ningún tipo de plan. Se lanzan a la aventura pensando que es mejor ir improvisando sin tener que seguir unos objetivos. Yo creo que esta es la mejor forma de perder el tiempo… Tampoco es necesario llevar un plan detallado, hora por hora, pero sí tener un esquema con qué cosas hay que ver y cómo aprovechar mejor el tiempo en cada lugar. Por supuesto, este esquema nunca debe ser cerrado, siempre tiene que estar abierto a modificaciones. En cualquier caso, es un error llegar a una ciudad y simplemente “dejarse llevar”…

Prepárate para los problemas

Cualquier viaje que hagas va a tener sus problemas y sus errores. No existen viajes perfectos, es mejor que lo asumas. Puede ser que te toque correr por el aeropuerto, que el avión se retrase, que abras la maleta y te des cuenta de que se te ha olvidado traer la mitad de las cosas que necesitas o incluso que te cancelen la reserva de algún alojamiento… Hay tantas cosas que pueden fallar… Pero tranquilos, ¿de qué sirve ponerse nervioso? Todos los los problemas tienen solución y, a menudo, se arreglan con dinero… ¡Que todos los problemas sean esos! Seguro que al volver, las historias de esos problemas sean las que más repitas y con las que más te rías.

Viaja ligero

¿Cuántas veces cargamos nuestras mochilas con un montón de cosas inservibles? ¿Para qué necesitas tantas camisetas? ¿Acaso no venden camisetas donde vas? Es mejor que sobre espacio en la maleta o mochila. Eso nos evitará tener que ir cargando con un montón de cosas que no vamos a utilizar. Si el viaje es largo, seguro que encontraremos alguna lavadora donde poder lavar la ropa. Cuanto menos llevemos, mejor. Ya sabéis cuántos usos tiene una muda… 😉

Dormir es de cobardes

Durante un viaje, no hay nada más molesto que la sensación de estar perdiendo el tiempo. Yo pienso que dormir es una de esas cosas en las que más merece la pena recortar el tiempo. No necesitas dormir siete horas… ni seis… a veces ni cuatro. Ya tendrás tiempo de dormir al llegar a casa. Mientras estés fuera, dedícate a acumular horas de sueño. Ya las recuperarás. Además, lo harás en tu propia cama…

Si hace falta, muere en el intento

Nunca te quedes con la duda de nada. Estás reventado, escuchas cómo tus piernas lloran y solo piensas en llegar a la cama y dejarte morir. De repente te acuerdas de que no has visto “algo”. Te da mucha pena pero no puedes ni con tu alma. “Total, seguro que no es para tanto. Ya lo veré la próxima vez que venga”. ERROR. No dejes nada para otro momento. Ve arrastrando los pies, a cuatro patas si es necesario, pero no te quedes nunca con las ganas de hacer algo. Puede que mueras en el intento, pero el cansancio se acaba pasando y nunca sabes si vas a tener la oportunidad de volver…

Mira con los ojos, no a través del visor

Justo antes de viajar a Tanzania, mientras preparaba todo el equipo fotográfico, me dijeron que no me dedicara a sacar un millón de fotografías. Me dijeron que eso era secundario, que lo importante era disfrutar del viaje. Creo que esa persona tenía buena parte de razón, aunque no completa. Muchas veces centramos tanto la atención en conseguir la fotografía perfecta que no nos damos cuenta de lo que tenemos delante. Hay tiempo para todo, que la fotografía no ocupe todas tus preocupaciones.

Un comentario sobre “Consejos para no tirar un viaje a la basura

  • el abril 17, 2018 a las 6:40 pm
    Permalink

    Me gustan mucho estos consejos/reflexiones q has hecho… Sobre todo la primera…de hecho vengo de pasar un estupendísimo fin de semana con gente fantástica y creo q hemos ido los q teníamos q ir, sin más…😉 Quizás voy a discrepar un poco en lo de aguantar las ganas de tirarte en la cama algún q otro día q ya no puedes más, probablemente me pese algo más q el cansancio….ja ja ja… Para terminar, me ha ENCANTADO

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: