Cuentos y leyendas de la ciudad de Dublín

Irlanda es un país lleno de cuentos y leyendas. Cada ciudad, cada pueblo, cada bosque… todo cuenta con sus propias historias arraigadas en su pasado. Es nuestro trabajo decidir si creemos o no estas leyendas. Hoy os traigo algunas de las historias más curiosas de la ciudad de Dublín.

Puertas multicolor: historias de borrachos y reinas

Si ya habéis visitado la capital irlandesa probablemente os habrán resultado curiosos los llamativos colores que tiñen la mayoría de las puertas de la ciudad. Existen dos historias que explican estos colores. Elegid la que más os guste…

La primera es la de un vecino dublinés… Un buen hombre llega una noche a su casa. Como buen irlandés, lo hace a altas horas y con un nivel de alcohol en sangre igualmente alto. El pobre diablo sube casi a cuatro patas a su habitación y, para su sorpresa, descubre que no cabe en la cama. Junto a su mujer, se encuentra con otro cuerpo ocupando su lecho marital. Concretamente el cuerpo de su vecino. El hombre, llevado por la ira, va a la cocina y coge un cuchillo. Sin pensárselo dos veces apuñala a su mujer y su vecino hasta la muerte. Acto seguido, debido al cansancio homicida, el hombre va al salón y se acuesta en uno de los sofás. A la mañana siguiente, nuestro protagonista se despierta sobresaltado y recuerda lo que ha hecho la noche anterior. Va corriendo a la habitación y descubre que quien está acostada junto a su vecino no es exactamente su mujer. Para ser exactos, se trataba de su vecina. Es más, ni tan siquiera aquel era su cuarto… El muy g** se había equivocado de casa… Desde ese momento, las mujeres dublinesas comenzaron a pintar las puertas de sus casas de diferentes colores. Para que los cafres de sus maridos no se confundieran por las noches…

La segunda versión tiene un carácter más político. Se remonta al año 1861, época en la que Irlanda pertenecía al Imperio Británico. La reina Victoria, destrozada por la muerte de su marido, Alberto, manda pintar todas las puertas de color negro. Los irlandeses, cuya relación con los ingleses ya sabemos cómo es… no solo decidieron no hacer caso si no que, además, pintaron sus puertas con los colores más vivos que se les pasó por la cabeza ¡Viva la retranca irlandesa!

Un rector nada agradable


En la Universidad Trinity College de Dublín hay una estatua junto a la que cualquier estudiante busca fotografiarse. Pero es curioso… solo buscan hacerlo las mujeres ¿Por qué? Este hombre ni siquiera parece ser especialmente agradable…

Este simpático señor es George Salmon, uno de los rectores más conocidos y menos queridos de la Universidad. Se hizo famoso por tratar de mantener Trinity College como una Universidad exclusiva para hombres. Incluso llegó a decir que la única forma que habría de que una mujer se matriculara en su universidad sería “por encima de su cadáver”. Y así fue… casi literalmente además. Salmon murió de un infarto justo el día en que la primera mujer inició sus estudios en Trinity College.

Desde entonces, cualquier mujer que pisa el patio de la universidad busca hacerse la foto con este agradable señor. Por si fuera poco, también se acuerdan de él al graduarse. La tradición hace que las estudiantes acudan a su estatua a restregar sus notas por su cara.

Cuidado con la campana

Para la siguiente leyenda no hará falta que salgamos de la Universidad. Junto a la estatua de George Salmon, se erige un enorme edificio con una campana situada en la parte alta. Cualquier estudiante puede pasear por donde quiera. Eso sí, deben tener cuidado de hacerlo por debajo de la torre de la campana. Si esta empieza a repicar encontrándose ellos en este sitio, ya se pueden ir olvidando de la carrera. Les será imposible aprobar sus exámenes. Puede parecer un castigo un poco excesivo, ¿no? No obstante, los estudiantes aprovechan cuando terminan sus pruebas para posar debajo de la campana mientras esta suena con todas sus fuerzas.

Escalador vs ballesta

La última sobre Trinity… lo prometo… ¿Quieres ser el rector de una universidad? Pues en Dublín lo tienes más fácil que en ningún otro sitio. La leyenda cuenta que quien sea capaz de escalar el enorme campanario del patio principal y hacer zona la campana, tendrá el derecho a ser reconocido como rector de la Universidad.

Pero no todo es tan fácil como parece… Existe un pequeño detalle que todavía no os he contado. El actual rector de la Universidad tiene derecho a defender su silla ¿Cómo? Aquí viene lo malo… Desde la ventana de su despacho y con una ballesta. Es cosa vuestra decidir si merece la pena…

¿Publicidad encubierta? No, qué va…

La cerveza Guinness es uno de los emblemas de toda Irlanda y, particularmente, de la ciudad de Dublín. La marca creada por Arthur Guinness ha sido desde su creación una gran aliada del desarrollo de la capital. Desde el siglo XVII, Guinness ha realizado importantes donaciones y fuertes inversiones en infraestructuras.

Una de estas obras fue la reconstrucción de la Catedral de St. Patrick, en el siglo XIX. La curiosidad de esta historia se encuentra en una de las vidrieras de esta catedral. En la parte baja, puede leerse la frase “Estaba sediento y me diste de beber…”. Solo les faltó poner el símbolo del arpa. ¿Nos encontramos ante el primer mensaje subliminal de la historia?

Nunca menosprecies a Bono

Muchos saben que los primeros pasos de U2 fueron en Dublín. La banda de Bono y compañía comenzó a tocar, de forma gratuita, en un pequeño local de la ciudad. Poco a poco, su fama fue creciendo y cada vez más gente acudía a sus conciertos. El aforo del local empezó a ser insuficiente y era frecuente que los conciertos acabaran dándose en la calle. Esto no terminaba de gustar a los clientes del hotel de enfrente. Ante las continuas protestas del propietario, Bono fue a hablar con él. Le propuso que les permitiera tocar en su hotel. No quería cobrar por ellos, su única intención era llegar a cada vez más personas y darse a conocer. La leyenda cuenta que el propietario del hotel despreció tanto a Bono y a su banda que este juró que algún día serían famosos y entonces volverían y comprarían todo el hotel. No hace falta explicar en lo que acabó convirtiéndose U2, pero sí que Bono cumplió su palabra. No solo compró el hotel, también se hizo con prácticamente todos los edificios de la zona…

El origen de Temple Bar

Temple Bar es una de las zonas más emblemáticas, visitadas y divertidas de todo Dublín. Los pubs de este sitio son la verdadera alma de la ciudad. Lo que muy poca gente sabe es de dónde procede el nombre de este famoso sitio. Voy avisando: no tiene nada que ver con “El templo del bar”…

Su nombre se remonta al año 1800. Es en esta fecha cuando Sir William Temple compra estos terrenos junto al río Liffley. “¡Vale!¡Ya está!¡El bar de Temple!” Tampoco… El nombre no tiene nada que ver con los locales de este barrio. Sir William vivía al otro lado del río. Cada noche debía cruzarlo y recorrer el mismo camino para llegar a la zona en la que ya empezaban a construirse los primeros pubs. Y es a esto a lo que se debe su nombre; a ese camino que Temple debía recorrer cada noche. “Bar” significa “Camino” en la lengua gaélica. Literalmente, Temple Bar significa “El Camino del Señor Temple!”.

¿A que vuestro camino de regreso a casa después de fiesta no lleva vuestro nombre…?

2 comentarios sobre “Cuentos y leyendas de la ciudad de Dublín

  • el abril 17, 2018 a las 6:50 pm
    Permalink

    Me encantan las puertas, soy una fanática de las puertas, me suelo fotografiar con más de una por los caminos y desde luego las dublinesas me encantan… Me quedo con la primera leyenda , más mundana y menos regia ….

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: