Descubriendo a los masai: 14 curiosidades de la tribu del Valle del Rift

Si escuchamos – o leemos – la palabra masai, inmediatamente nos veremos transportados al corazón de África. Esta conocida tribu africana ha convivido desde siempre envuelta en un halo de misterio. A pesar de que la palabra Masai nos ha acompañado durante toda nuestra vida, poco es lo que la mayoría de personas conoce de este pueblo nómada. Sus danzas, sus durísimos ritos de iniciación o su vínculo con sus rebaños son solo algunos de sus secretos. Hoy os cuento algunas curiosidades sobre esta tribu situada en el Valle del Rift.

Los pastores del mundo

Según la leyenda y la mitología masai, esta tribu fue creada por el dios Enkai para servir de pastores de todo el ganado que habita sobre la faz de la tierra. Durante siglos los masais se han considerado dueños de todos los rebaños del mundo. Esto ha causado grandes problemas puesto que era frecuentes los ataques y los robos de animales a las poblaciones vecinas por parte de estos fieros guerreros.

De generación en generación

En suahili, la palabra Masai significa “el que habla la lengua olmaa”. Esto puede traducirse para nosotros como “aquellos que poseen una lengua común”. Este nombre atiende a uno de los principios fundamentales de este pueblo, el sistema comunitario en el que los más mayores se encargan de transmitir sus conocimientos a los más jóvenes. Estos aprenden sobre plantas, animales, historia de su pueblo y costumbres. Este conocimiento se transmite de forma oral a través de leyendas, oraciones, proverbios y cuentos para facilitar su aprendizaje.

La dura vida del masai

Joven masai
Joven masai

La vida masai no es nada sencilla. Fruto de ello son los durísimos ritos y costumbres a los que los más jóvenes deben someterse si quieren ser considerados hombres dentro de sus tribus. Vivir durante meses separados de sus familias sin recibir más ayuda que la que ellos mismo puedan lograr es solo uno de los grandes retos a los que un joven masai debe enfrentarse. Desde pequeños son enseñados a no quejarse jamás por el dolor y a no mostrar miedo.

La mujer masai

Como ocurre en la mayor parte del continente africano, las mujeres son quienes se encargan de todo aquello relacionado con la vida cotidiana del pueblo. Construyen las chozas en las que habitan, cuidan de los más jóvenes, preparan la comida…

La riqueza masai

La principal fuente de riqueza de un masai es su ganado. En torno a él gira su vida por completo. Cada familia posee una media de una decena de vacas, cabras y ovejas. Cada pastor se encarga de marcar a sus animales con diferentes cortes en las orejas, para que después no haya malentendidos…

A pastar a mejores campos

Joven pastor
Joven pastor

En ocasiones, los hombres deben pasar días enteros fuera de casa en busca de los mejores lugares para que pasten sus animales. Estos viajes suponen toda una aventura en la que el masai deberá demostrar todo lo que sabe de su territorio y de los animales que habitan en él. El trabajo como pastor de los masais comienza cuando apenas tienen cinco años, momento en que ya empiezan a ayudar con los animales.

¡Formación en círculo!

Enkang masai
Enkang masai

Los poblados masais reciben el nombre de enkang o kraak. En él, las chozas se disponen en forma de círculo para proteger el interior de los depredadores. Estas casas están construidas con barro y ramas y normalmente están protegidas por una segunda barrera de espinos.

¡Apunta hacia otro lado!

Entre los masai, la lanza y el escudo son los verdaderos símbolos de los guerreros. En el caso de la lanza, posee gran importancia y presentar una con la punta apuntando hacia el suelo puede ser tomado como una gran provocación.

¿Un poco de hierba?

Por su tradición ganadera, los masai adoran la hierba. Es el alimento de su medio de subsistencia y por lo tanto está dotada de un carácter sagrado. En una discusión, si un masai muestra un puñado de hierba al otro, significará que quiere hacer las paces.

Matrimoniadas

Los matrimonios entre masai están convenidos desde la niñez. Los padres eligen como yerno a aquel niño cuya familia cuente con más animales. Muchas veces las familias piden el matrimonio de un hijo que todavía no ha nacido. Por cierto, entre los masai también se estila la poligamia…

Una dieta equilibrada

Los masai se alimentan principalmente de leche, de mantequilla, de sangre (si, ¡sangre!), de miel y de carne. Según sus propias costumbres, un masai no debe ingerir leche y sangre al mismo tiempo ya que está prohibido alimentarse a la vez de animales vivos y de animales muertos. No obstante, es normal que los masai realicen pequeños cortes en sus vacas para poder beber su sangre sin dañar al animal.

La arrogancia masai

Masai
Masai

Los masai son un pueblo valiente y tremendamente orgulloso y arrogante. Son muy respetados en Tanzania y en Kenia por su valor. Además, entre ellos mantienen un profundo sentido de la amistad.

El ratoncito Pérez masai

Cuando son todavía niños (cinco años), a los masai se les quita dos incisivos inferiores. Además de por razones estéticas, esto se hace para poder alimentarles bien con pajita en caso de que contraigan la enfermedad del tétanos.

¿Hasta dónde llegas!

Los saltos masai
Los saltos masai

Los masai no necesitan de instrumentos en sus ceremonias. Ellos cantan a coro con sus potentes voces. También son famosos por sus danzas, en las que rivalizan por ver quién salta más alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: