Guía de supervivencia para vuestro viaje a África

Viajar al continente africano es uno de los sueños de la mayoría de viajeros. Es otro mundo, uno muy diferente al nuestro. Sus gentes, su forma de vivir, su cultura, sus tradiciones… No se parece en nada a lo que conocemos en nuestra sociedad. Por eso, conviene tomar una serie de precauciones antes de ir. Muchas de ellas son incluso obligatorias y sin ellas, ni siquiera te van a dejar entrar en el país de destino. Hoy os traigo algunos consejos para sobrevivir a vuestra aventura africana.

¡Las vacunas!

Es importante recordar que en muchos de los países de África, todavía existen enfermedades que ya han sido erradicadas en el nuestro (¿recordáis la que se montó con el ébola…?). Por esto mismo, es necesario saber cuáles son los peligros del país al que vamos a ir. Cada uno de ellos cuenta con una serie de peligros y, por lo tanto, una serie de vacunas que debemos ponernos antes de ir. Y esto no es algo opcional, aunque muchas de estas vacunas si lo son, otras muchas son obligatorias y podríais llegar a tener problemas para volver una vez termine vuestro viaje.

Para viajar a Tanzania, por ejemplo, tuvimos que vacunarnos contra la Hepatitis A y llevar a cabo un tratamiento para prevenir la Malaria. En otros países es obligatoria la vacuna contra la Fiebre amarilla… Para saber qué precauciones debéis tomar, deberéis poneros en contacto con vuestro centro médico con varios meses de antelación para que os informen.

¡Cuidado con el agua!

Es algo que os dirán desde el primer momento que piséis suelo africano. El agua de allí no es como la nuestra, contiene una serie de bacterias para las que no estamos acostumbrados. Nos recomendarán comer solo alimentos cocinados y limpiar bien la fruta antes de comerla. Parece un consejo sencillo de seguir, ¿no? Simplemente hace falta no beber agua del grifo… Pero cuidado, no es raro dar un buen trago mientras nos duchamos o cuando hacemos algo tan normal como lavarnos los dientes.

Foto: Francisco Elorriaga

Los p** mosquitos

¿Puede haber algo que de más rabia que estar durmiendo y empezar a escuchar el zumbido de un mosquito en tu oído? Si, lo hay: que ese mosquito pueda transmitirte fiebre amarilla, dengue o filariasis… Si vais a dormir en lodges, lo normal será que alrededor de vuestra cama haya una especie de mosquitera. Su función será la de evitar que cualquier insecto entre y os deje una buena picadura de recuerdo. Deberéis tener mucho cuidado al entrar y salir de ella, asegurándoos de que quede bien cerrada. Puede parecer una tontería, pero esos cabr** saben buscar los huecos. En nuestra primera noche, yo me lleve un par de picaduras. También se recomienda echarse cualquier tipo de producto antimosquitos antes de acostarse.

Los medicamentos no acaban al volver de África

Solo hay una cosa segura de vuestro viaje, se va a acabar terminando. Da igual cuanto estéis disfrutando, tarde o temprano os va a tocar volver a casa. Es importante tener en cuenta que cualquier tratamiento médico que estéis llevando no termina cuando entráis de nuevo en vuestra casa. Conviene seguirlo durante unos días después. En nuestro caso, una vez en España tuvimos que seguir tomando la pastilla de la Malaria durante casi una semana. Por si las moscas…

Lleva cash

Es muy importante llevar dinero en efectivo. No en todas partes aceptan tarjeta de crédito. En la mayoría de los sitios, al tener trato continuo con turistas, aceptan tanto la moneda local como dólares y euros. Es mejor llevar una buena cantidad de dinero para evitar quedarte con cara de tonto cuando un porta maletas te mire sonriendo…

Más te vale aprender a regatear

¡Échale cara! El No, ya lo tienes. Durante vuestro viaje os llevarán a un buen número de tiendas con todo tipo de objetos artesanales. Son impresionantes; collares, pulseras, figuras de ébano… querréis comprarlo todo. Eso sí, el precio que os darán equivaldrá al de vuestro salario mensual. No hagáis ni caso, regatead como si no hubiera un mañana. Al principio puede dar un poco de corte, pero en seguida comprobaréis que ellos están acostumbrados y que lo normal es conseguir un precio por debajo de la mitad del primero que os han dicho. Al final hasta le acabareis cogiendo el gusto y puede que a la vuelta acabes intentando regatear con el chino de la esquina…

Foto: Francisco Elorriaga

Lo que nos recomendaron nuestros guías era pagar la mitad del primer precio que nos dijeran. Pero incluso esto era mucho en la mayoría de los casos. Lo que solíamos hacer era proponer un precio de 1/4 del primero, siendo la mitad del precio nuestro límite. Obviamente es una burrada y no lo van a aceptar ni de broma, pero será un buen punto desde el que empezar a hablar Si ves que la conversación no va a ir a ninguna parte, di que no lo quieres, márcate un farol y sigue dando una vuelta por la tienda. Quién sabe, a lo mejor vuelve a aparecer el vendedor con una buena oferta… Lo dicho; échale cara.

Cuidado con el picante

Seguramente no sea en todos los países de África pero, en nuestra aventura por Tanzania, descubrimos lo mucho que les gusta el picante. Prácticamente cualquier plato lleva una dosis de picante. Puede ser mucho o poco, pero lleva. En mi caso, cualquier alimento picante prácticamente me hace llorar así que hay que estar alerta…

La ropa para el safari en África

Al hablar de ropa de safari la primera imagen que nos vendrá será la de alguien disfrazado por completo del Coronel Tapioca. En realidad, los trajes de exploradores del Doctor Livingstone han pasado de moda. Yo recomiendo ropa normal, cómoda. En un safari de varias horas habrá momentos en los que tendrás frío y, en otros calor, por lo que no está de más llevar contigo una sudadera que abrigue. Recomiendo pantalones largos, por supuesto. Vais a visitar zonas repletas de animales y, donde hay animales, hay moscas tse-tse. Os van a picar, os lo aseguro, pero tranquilos, duele menos que la picadura de una avispa y, si vais vacunados, no os pasará nada. Pero tampoco vamos a ponérselo fácil, ¿no?

Otra cosa importante que hay que llevar es la crema solar. Son muchas horas bajo el sol de África. Si no quieres un buen susto, no solo debes llevar crema contigo, además, deberás utilizarla…

Se mira pero no se toca

En África vais a estar cerca de animales impresionantes, ¡muy cerca! Tan cerca que bastaría con alargar la mano para sentir su piel ¡NO LO HAGAIS! Cada uno de esos preciosos animalitos os la puede liar parda. En realidad, supongo que a nadie se le ha ocurrido esta locura. Lo que pretendo decir es que vamos a estar en su territorio. Debemos tener el máximo de respeto hacia ellos, es lo mínimo que podemos decir. Es impresionante el silencio que se crea al pasar junto a una manada de leones o una familia completa de elefantes. Es una experiencia única.

Foto: Francisco Elorriaga

Lleva cámara de fotos… sí o sí

Ir a África y no llevar una cámara de fotos debería ser considerado delito. Da igual que no tengas ni idea de usarla, que solo la utilices en modo automático o que solo tengas tu teléfono móvil. También da igual que vayas con amigos o familiares expertos. Incluso si tu tío es fotógrafo del maldito National Geographic, ¡LLEVA TU CÁMARA! No importa que no hagas las mejores fotos, al menos serán tus fotos. Hazme caso, las acabarás enseñando con orgullo. Si no, te vas a arrepentir, te lo aseguro.

¡Yo! Foto: Amaya Ferrández

No seas “cuñao”

Todos llevamos un pequeño cuñado en nuestro interior. Ese que nos empuja a saber más que los demás e intentar demostrarlo. Ahórraroslo en África, ver los documentales de TVE no te hace experto en nada… Durante vuestros safaris por África, iréis con expertos en naturaleza. Hacedles caso en todo momento. Realizad mil preguntas. Aprenderéis mucho y os podrán contar cosas súper interesantes. Durante nuestra primera noche en Arusha, nuestro guía, “Chiquitín” (una bestia de dos metros de alto y una espalda como un 4×4) nos aseguró que un safari sin hacer preguntas se nos podía hacer eterno…

Ve al baño antes de salir

Asegúrate de no salir de excursión sin haber hecho tus necesidades. Puede parecer una tontería, pero alguno de los tratamientos que estaréis tomando (por ejemplo, el Malarone) podrá hacer que vayáis un poco “sueltos”. Para evitar tener que hacer paradas en mitad de la nada, será mejor que salgáis de los lodges preparados…

No seas el más lento…

Si todo sale mal y, por lo que sea, os encontráis ante una manada de cualquier animal furioso, recuerda; no seas el más lento. No hace falta que seas el que más corre en el grupo, bastará con que haya una sola persona con peor condición física que tú. Aseguraos de eso, ya me lo agradeceréis cuando volváis de África.

Foto: Francisco Elorriaga

Cuidado con las falsificaciones

Foto: Francisco Elorriaga

Un comentario sobre “Guía de supervivencia para vuestro viaje a África

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: