La fuga de Alcatraz: 13 intentos y un… ¿éxito?

Alcatraz es una de las prisiones más famosas del mundo. Su fama debe a que era considerada una de las cárceles más seguras y de la que se dice que era imposible escaparse. Pero eso no quiere decir que no hubiera quien lo intentara. Hoy os cuento los 14 intentos de fuga que hubo en La Roca.

Los 14 intentos de fuga de Alcatraz

Intento 1: balas y agua… mucho agua

Fecha: 27 de abril de 1936

Nombre: Joseph Bowers

Condena: 25 años

Motivo: Robar 16 dólares

Bowers era uno de los presos que se encargaba de trabajar en el incinerador de basura de la prisión de Alcatraz. Un día decidió que aquel no era su sitio. Una mañana, trabajando en el incinerador, dejó su puesto y comenzó a correr en dirección a una valla metálica que daba a la playa de la isla. Su plan tenía bastantes fallos; uno de los guardias que estaban apostados en la torre de control le vio. Primero le advirtió para que se detuviera, el reo hizo caso omiso. Tampoco sirvió el disparo de advertencia. Al final, el vigilante acabó acribillando al prisionero con su fusil. Bowers cayó desde una altura de unos 10 metros a la orilla y, por si fuera poco, se ahogó.

Joseph Bowers

 

Intento 2: …más agua

Fecha: 16 de diciembre de 1937

Nombres: Theodore Cole y Ralph Roe

Theodore y Ralph fueron los primeros en poner de verdad en entredicho la seguridad de la prisión de Alcatraz. Su intento de fuga se dio tan solo un año después de la de Bowers. Aprovechando una noche con mucha niebla, los dos prisioneros llegaron a alcanzar la orilla de la isla. Pero el recorrido que separa Alcatraz de la ciudad de San Francisco es de de más de un kilómetro y medio. Las fuertes corrientes marinas, el cansancio y el agua congelada acabaron ahogando a los dos reclusos.

Theodore Cole y Ralph Roe

Intento 3: Tiroteo y rendición

Fecha: 23 de mayo de 1938

Nombres: Rufus Franklin, Thomas R. Limerick y James C. Lucas

Estos presos robaron un martillo en el taller de carpintería de la cárcel. El motivo por el que no se debe dejar un martillo a un preso es porque probablemente no vaya a hacer nada bueno con él. Así fue en este caso; los prisioneros mataron a un guardia y subieron a la azotea del edificio. Allí, un vigilante armado disparó contra Franklin y Limerick, los dos murieron. Lucas, rodeado, decidió entregarse.

Rufus Franklin, Thomas R. Limerick y James C. Lucas

Intento 4: Acribillados… una vez más

Fecha: 21 de mayo de 1945

Nombres: Arthur Baker, William Martin, Henri Young y Dale Stamphil

El intento de fuga de estos cinco prisioneros tiene todavía más mérito que en los casos anteriores. Estos tipos lograron escaparse del bloque D de la prisión, uno de los lugares más seguros de Alcatraz. Se escaparon de sus celdas y consiguieron llegar a la orilla por la noche. Empezaron a construir una balsa con todo lo que fueron pillando a mano. Pero, una vez más, uno de los guardias les vio y comenzó a dispararles desde la torre de vigilancia. Arthur murió allí mismo, Baker fue herido de gravedad y los otros tres reos fueron enviados a celdas de aislamiento.

William Martin, Arthur Baker, Rufus McCain, Henri Young y Dale Stamphill

Intento 5: Amotinamiento y rendición

Fecha: 21 de mayo de 1945

Nombres: Joe Cretzer, Sam Shockley, Arnold Kyle y Lloyd Barkdoll

Estos angelitos lograron amotinarse con un buen número de rehenes en la zona de insdustrias de la isla de Alcatraz. No obstante, no les sirvió de mucho puesto que terminarían rindiéndose poco tiempo después. Cretzer y Shockley terminarían cogiéndole gusto a intentar fugarse de la prisión, más tarde protagonizaría uno de los intentos más sangrientos de la historia de la cárcel.

Joe Cretzer, Sam Shockley, Arnold Kyle y Lloyd Barkdoll

Intento 6: rendición… el agua estaba muy fría

Fecha: 15 de septiembre de 1941

Nombre: John Richard Bayless

Este preso logró lo que muchos antes no habían conseguido. Consiguió llegar a la orilla sin ser visto por los guardias de las torres de vigilancia. Llegó incluso a lanzarse al mar. Pero al parecer, ahí es donde empezaron los problemas. Como ya hemos dicho antes, el agua está congelada, las corrientes marinas son muy fuertes y la distancia es brutal para alguien que no esté entrenado. Al final, decidió entregarse de nuevo. Al menos en la celda estaría calentito…

John Richard Bayless

Intento 7: tiroteo, rendición y agazapado en una cueva… el agua seguía estando fría

Fecha: 13 de abril de 1947

Nombres: Floyd Hamilton, James Boarman, Harold Brest y Fred Hunter

Floyd Hamilton era uno de los más ilustres presos de Alcatraz. Su fama se debía a que era un socio íntimo de la pareja de delincuentes Bonnie y Clyde. De hecho, fue apresado mientras trataba de liberarlos. En la prisión, trabajaba en el taller de carpintería. No tardó en darse cuenta de que la nave tenía forma de L, lo que impedía al guardia controlar a todos los reclusos a la vez. Convenció al los otros tres prisioneros y durante semanas se dedicaron a serrar los barrotes de las ventanas. Una vez  serrados, tomaron a dos guardias como rehenes y se escaparon. Corrieron hacia la orilla de la isla, pero, una vez más, recibieron los disparos desde la torre de vigilancia (maldita torre). Boarman murió y Hunter y Brest fueron capturados. Hamilton fue dado por muerto y se supuso que su cuerpo se había hundido en el agua, pero no fue así. Se encontraba escondido en una de las cuevas de la isla, muerto de miedo y frío. Estuvo ahí durante dos días enteros antes de que volviera a prisión y se entregara.

Floyd Hamilton, James Boarman y Harold Brest

Intento 8: lesión de espalda… una mala caída

Fecha: 7 de agosto de 1943

Nombre: Ted Walters

Delito: Robo de coches

Ted Walters era un prisionero que trabajaba en la lavandería de la prisión. Pronto se dio cuenta de que el mejor momento para fugarse de la cárcel era el fin de semana. Durante estos dos días, no solo había menos guardias, además, estos centraban su atención en el patio. El sábado 7 de agosto de 1943 dejó su trabajo en la lavandería y echó a correr hacia una de las orillas de la isla. Pero al tratar de saltar una valla, se cayó lesionándose la espalda. Fue ahí donde terminó otro infructuoso intento de fuga de la Roca.

Ted Walters

Intento 9: chivatos a bordo

Fecha: 31 de julio de 1945

Nombre: John K. Giles

Este es tal vez el intento de fuga más inteligente de todos. John K. Giles era un preso que trabajaba en el muelle de la isla. No se sabe cómo pero consiguió robar uno de los uniformes de sargento de los Estados Unidos. Con toda la tranquilidad del mundo, se subió a uno de los barcos que salía de Alcatraz con dirección San Francisco. Todo hubiera salido bien si no hubiese sido porque varios de los pasajeros dieron el aviso. Volvió a ser detenido y devuelto a prisión.

John K. Giles

Intento 10: La Batalla de Alcatraz

Fecha: 2, 3 y 4 de mayo de 1946

Nombres: Marvin Hubbard, Joseph Cretzer (otra vez), Clarence Carnes, Sam Shockley (otro que repite), Miran Thompson y Bernard Coy

Este es uno de los episodios más sangrientos de la historia de Alcatraz. Bernard Coy consiguió convencer a otros cinco presos para fugarse de la prisión. El 2 de mayo de 1946, después de comer, Hobbar estaba limpiando el suelo de la cocina. Cuando hubo terminado, llamó al guardia del bloque para que le permitiera entrar a la zona de celdas. En un despiste, Coy aprovechó para atacarle por la espalda. Armados, liberaron al resto de sus compinches, pero el problema fue que no tenían llaves para abrir las puertas principales.  Se atrincheraron en uno de los bloques principales durante tres días. El saldo del motín fue de dos guardias muertos y dieciocho heridos. Solo terminó gracias a la intervención del ejército. Tres de los reclusos murieron y los otros tres fueron condenados a pena de muerte.

Protagonistas de la Batalla de Alcatraz

Intento 11: jugando al escondite

Fecha: 23 de julio de 1956

Nombre: Floyd Wilson

Al igual que muchos de los anteriores intentos de fuga, este comienza con el bueno de Floyd corriendo desde los muelles de Alcatraz hacia la orilla. Al revés que sus antecesores, Floyd logró burlar la seguridad de las torres de vigilancia, pero su intento se quedó ahí. Estuvo escondido durante 12 horas en las rocas de la playa. Finalmente, acabó entregándose.

Floyd Wilson

Intento 12: ahogamiento y vuelta a la celda

Fecha: 29 de septiembre de 1958

Nombres: C. Johnson y A. Burguett

Johnson y Burguett se las apañaron para reducir a uno de los guardias que estaba a cargo de su custodia. Los dos presos echaron a correr y llegaron a la orilla del mar. Echaron a nadar, tal vez sin tener en cuenta la distancia que les separaba de la libertad. Una de las lanchas de la policía no tardó en interceptar a Burguett mientras que, el cuerpo de Johnson apareció dos semanas más tarde en la costa de San Francisco.

 

Intento 13: el gran misterio de Alcatraz

Fecha: 11 de junio de 1962

Nombres: Frank Morris y los hermanos John y Clarence Anglin

Esta fuga está rodeada de misterio. Fue ideada por Frank Morris, que consiguió convencer a los hermanos John y Clarence Anglin. Durante semanas, los tres prisioneros se dedicaron a escarbar en las paredes de sus celdas, agrandando el agujero que había detrás de la rejilla de ventilación. Utilizaron cucharas, tenedores y hasta un pequeño taladro que ellos mismos construyeron con una aspiradora rota. Aprovechando la noche, abandonaron sus celdas, dejando atrás unas cabezas hechas con papel maché y pelo recogido de la peluquería. Una vez en la orilla de Alcatraz, se sirvieron de una balsa casera que habían fabricado con impermeables, un acordeón y un bote roto.

Aunque el FBI mantuvo durante años que los tres presos habían muerto ahogados, lo cierto es que jamás se recuperaron sus cuerpos y siempre se especuló con la idea de que los tres prisioneros lograron sobrevivir. Por esto mismo este es uno de los grandes misterios sin resolver del siglo XX. Sin resolver… o no. Hace unos años, la familia Anglin aseguró que los tres presos no solo lograron cruzar la bahía sino que, además, se instalaron en Brasil donde vivieron felices durante décadas.

Clarence, John Anglin y Frank Morris

Intento 14: “¡Muy bien, campeón! Ahora de vuelta a la cárcel

Fecha: 16 de diciembre de 1962

Nombres: John Paul Scott y Darl Lee Parker

Este es el último intento de fuga de Alcatraz. John y Darl se sirvieron de una sierra para cortar los barrotes de una de las ventanas de la cocina. Los dos prisioneros saltaron por la ventana y corrieron hacia el agua. Parker fue detenido 100 a cien metros de la isla, pero Scott sí logró llegar al otro lado. Este fue el primer caso documentado de que alguien lograra cruzar a nado la bahía y llegar a San Francisco. No le sirvió de mucho, casi muere por la hipotermia. Al salir del hospital, fue llevado de nuevo a Alcatraz. Pero este último intento de fuga puso de manifiesto los errores de seguridad que tenía la isla y fue uno de los motivos por los que cerró apenas tres meses más tarde.

John Paul Scott y Darl Lee Parker

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: