La leyenda de Ho Hoan Kiem, la Tortuga y la Espada

Existe en Hanoi un lugar que contrasta con el resto de esta ajetreada, y a veces caótica, ciudad. El tráfico, el ruido y el olor a comida parecen haber concedido una pequeña tregua a este lugar para que los vecinos y visitantes puedan disfrutar de un rincón lleno de paz. Este lugar se encuentra en el corazón de la capital vietnamita, concretamente en pleno centro del lago Ho Huan Kiem. Este lago guarda en su interior una gran historia. Esta es una leyenda de magia, espadas encantadas, animales misteriosos y terribles guerreros. Hoy os voy a contar la leyenda que se esconde bajo las aguas del lago Ho Huan Kiem.

La leyenda de Ho Hoan Kiem

Nuestra historia comienza como todas las grandes historias; tantos siglos atrás que ya nadie puede recordarla con exactitud. Pongamos, por ejemplo, que fue en el siglo X. Por aquel entonces reinaba en Vietnam un gran emperador y guerrero llamado Le Loi. Pero este monarca vivía intranquilo puesto que se encontraba con grandes problemas en sus fronteras. La Dinastía Ming (sí, la de los jarrones caros) avanzaba rápidamente desde China con la intención de invadir el país. Le Loi, cuyas fuerzas eran muy inferiores en número, pidió ayuda a los dioses a orillas del gran lago de la capital. Al parecer, los dioses ese día estaban atentos. De pronto, del fondo del lago apareció una enorme tortuga. El magnífico reptil portaba en su boca una hermosa espada. Aquella poderosa arma le ayudaría a frenar la invasión china. Lo único que aquella tortuga pidió a cambio es que devolviera la espada al agua una vez hubiera cumplido con su cometido. El rey aceptó, tampoco tenía más remedio.

Armado con la espada de los dioses, Le Loi logró acabar con los enemigos de Vietnam. Pero el poder de aquella arma era demasiado grande y una vez terminada la guerra el emperador no estaba dispuesto a deshacerse de ella (esto me suena de algo…). La leyenda cuenta que un día, mientras Le Loi paseaba junto al lago, la enorme tortuga volvió a emerger por sorpresa de las profundidades para arrebatarle la espada sagrada y volver a sumergirse con ella. El gran rey, temiendo la ira de los dioses, ordenó construir un templo en honor a aquella magnífica criatura. A partir de ese momento, el gran lago pasó a llamarse Ho Hoan Kiem, el Lago de la Espada Restituida.

Ho Hoan Kiem hoy

En la actualidad, las historias sobre Ho Hoan Kiem son parecidas a las que podemos escuchar sobre el famoso monstruo del Lago Ness. Muchos vietnamitas y viajeros aseguran haber visto a la legendaria tortuga asomando la cabeza entre las aguas del lago. Nosotros no tuvimos la suerte de verla, pero a saber, a lo mejor no miramos con la suficiente atención…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: