Lo peor de viajar a Estados Unidos

Nuestro viaje por la Costa Oeste de Estados Unidos fue verdaderamente increíble. Pudimos disfrutar de unos paisajes naturales de película, conocer algunas de sus ciudades más emblemáticas y ver de primera mano cómo son esos estadounidenses tan caricaturizados a veces. Pero durante los días que pasamos allí también encontramos algunas cosas que nos desesperaron, cabrearon e incluso acojonaron. Hoy os traigo una lista con las peores cosas de nuestro viaje por EEUU.

 

Todo el papeleo previo

Carnet de conducir internacional… Sacarse el ESTA y que te lo aprueben… Volver a rellenar oootro formulario antes de aterrizar… Es increíble todo lo que hay que hacer para no tener problemas una vez aterricemos en Estados Unidos. Algunos de los formularios, el del ESTA y el que nos hacen rellenar en el avión, contienen las mismas preguntas. Hay que decir dónde vas a estar, de dónde vienes, en qué países has estado antes, si has trabajado con cierto tipo de productos, en qué trabajas… Y ojo, no te equivoques, si no, acabarás en un cuartito del aeropuerto delante de un par de señores nada simpáticos.

El paso por aduanas

Tal vez sea el trámite más duro que hay que pasar antes de entrar en Estados Unidos. Después de mil horas de avión, te tocará plantarte delante de un agente con cara de pocos amigos que decidirá si entras o no en su país, genial… Y lo mejor de todo es que vueeeelve a preguntarte lo mismo que has escrito ya dos veces. Yo, que iba un poco regular de nivel de inglés, apenas podía entender lo que me decía. Me tuvo que repetir algunas preguntas varias veces. Al final yo creo que me dio por perdido y me dejó pasar.

El seguro médico OBLIGATORIO

Otro de los trámites que debes llevar arreglado desde casa. Imagina hacerte un pequeño esguince, tener que ir al médico y que, al acabar, el buen doctor te diga que debes 12 mil euros al sistema sanitario estadounidense… ¡Por un esguince! Da igual que nunca te hayas puesto malo, que tengas unos huesos fuertes y una salud de hierro, hacerse un seguro médico para viajar a EEUU debe ser una de tus prioridades. Por lo general, se aconseja contratar un seguro que cubra unos 50 mil dólares. Por si las moscas…

Pagar tasas en cada compra

Olvidaos de hacer caculos mentales de cuánto os va a costar todo lo que lleváis en el carrito de la compra. Cuando paséis por caja, vais a ver como el precio se infla como un globo. Eso son las Tasas, querido amigo. Lo que aquí llamamos IVA, solo que allí no viene incluido en el precio y te dan la sorpresa en el momento que vas a pagar.

Allí se deja propina… y se deja de verdad

En España, la propina es una compensación que se deja al camarero por haber sido amable, porque la comida era buena o porque simplemente en local os ha gustado… en EEUU no. Allí ya te puede haber atendido una copia de Torrente que, de todos modos, vas a tener que dejar propina. El mínimo establecido es el 18% (¡¡DIECIOCHO!!), aunque puedes llegar a dejar hasta un 20. Esto hace que el precio de una cena suba una barbaridad. En algunos locales, esta cantidad sí viene incluida en la cuenta, por lo que es todavía más obligatorio pagarla. Existe la posibilidad de no dejar nada, pero eso está considerado como una muestra extrema de mala educación y en algunos casos os pedirán que rellenéis un formulario explicando por qué no habéis dejado nada.

La comida basura

Siempre hemos oído que en Estados Unidos se come muy mal y que es un país tomado por las grandes empresas de comida basura… pues es verdad. Este tipo de comida es más barata, más práctica y más fácil de encontrar. Es raro que haya una calle sin un par de estas hamburgueserías. Si en España tenemos McDonald’s y Burguer King, allí tenemos una infinidad de marcas de comida basura. Y lo peor de todo es que comer bien resulta mucho más caro. Una bolsa con seis manzanas nos salió a nosotros por 7$. Obviamente, no volvimos a tocar la fruta en todo el viaje…

Como fumes, estas jod**

No es mi caso porque no fumo, pero en Estados Unidos son muy estrictos con las normas para fumadores. El tabaco es mucho más caro, una cajetilla puede llegar desde los 7 hasta los 10$. Apenas se ve a gente fumando por la calle, el porcentaje de fumadores en este momento es el más bajo en décadas. Además, en algunos sitios públicos las zonas para fumar estás súper acotadas.

En Disney Land, había un pasillo de unos 10 metros de largo y 5 de ancho destinado a esto. Solo uno, ¡en todo el parque!

Conducir es una locura

Conducir por Estados Unidos no tiene nada que ver con conducir en España. En España lleváis conduciendo toda la vida. Cogéis el coche hasta para ir a la esquina a comprar el pan, no habéis perdido ningún punto y sois el encargado de llevar a vuestra abuelita nonagenaria allá a donde os pida… Vale, pues aun así, preparaos para sufrir. Las normas de circulación en EEUU son totalmente diferentes. Todos los coches son automáticos, los semáforos en los cruces funcionan al revés que en nuestro país, las velocidades están en millas y allí te adelantarán por la izquierda, por la derecha y, si su coche es lo suficientemente alto, hasta por arriba. Durante nuestro primer viaje por sus carreteras, ¡a mí me adelantó una maldita casa por la derecha! Debo matizar que era una vas prefabricada que iba sobre un remolque, pero aun así me llevé un buen sustito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: