Recorriendo Tam Coc, el Halong Bay de tierra

Recorrer Vietnam es chocar de bruces con otro mundo. Su gente, sus paisajes y su cultura son un regalo para cualquier viajero que se adentre en esta joya del sudeste asiático. De entre todos los tesoros, hoy os voy a hablar de uno de los más espectaculares. Este es un lugar capaz de unir naturaleza salvaje con tradición y espiritualidad, aderezado todo con el espíritu aventurero que nosotros queramos ponerle. Os hablo de Tam Coc, también conocido como el Halon Bay de tierra.

Tam Coc

Tam Coc
Tam Coc

Tam Coc es un impresionante paraje natural situado en el norte de Vietnam, concretamente en la región de Ninh Binh. Esta provincia se encuentra a poco menos de cien kilómetros de Hanoi. El nombre de Tam Coc se traduce como “tres cuevas” y está compuesto por enormes arrozales, formaciones rocosas y el paso del río Ngo Dong. Para recorrer Tam Coc, nosotros necesitamos la tarde de nuestra llegada a la provincia y todo el día siguiente. Para hacer el recorrido, alquilamos un par de motos, aunque hay quienes prefieren hacerlo en bicicleta pero a no ser que seáis el mismísimo Indurain, os recomiendo la motocicleta para poder ver más cosas y aprovechar más el tiempo.

¿Por dónde empezar? Visita a Mua Cave

Nada más llegar a Ninh Binh nosotros fuimos a nuestro alojamiento para poder dejar nuestro equipaje. Nos hospedamos en el hotel Tam Coc Family Friendly Homestay (un lugar que recomiendo a pesar de no recibir un duro de ellos: bueno, bonito, barato y propietarios encantadores). Fuimos a comer y por la tarde alquilamos las motos para recorrer Tam Coc. Las alquilamos en el mismo hotel y creo recordar que el alquiler por dos días nos salió por unos cinco euros por cabeza y moto. En el mismo hotel nos dieron un mapa de toda la zona y nos aconsejaron qué visitar y el orden.

Como ya era tarde y no faltaba mucho para el anochecer, decidimos ir a visitar Mua Cave, una de las primeras paradas de nuestro recorrido. La parada en Mua Cave es sin duda una de las obligatorias de Tam Coc. Se encuentra dentro de un hostal llamado Mua Cave Ecolodge y está señalizado, es muy fácil llegar sin problemas.

Consejito del día: durante aproximadamente 500 metros antes de llegar al hostal, iréis viendo puntos donde el vietnamita de turno os dirá que paréis, que ese es el parking y que debéis dejar ahí la moto pagando. Bien, eso es MENTIRA. Avanzad, llegar hasta la misma puerta del hostal y aparcad ahí la moto. El parking será de pago si, pero no solo es más barato que en los puntos anteriores, además tendréis que caminar menos.

Mua Cave, Tam Coc
Mua Cave, Tam Coc

Mua Cave, a pesar de su nombre, no es una cueva. De hecho está construido sobre uno de los enormes riscos de roca de Tam Coc. Desde arriba, una vez subidos los casi 500 escalones, tendremos una vista espectacular de todo Tam Coc. Subir y bajar nos llevó un par de horas por lo que para cuando bajamos, ya era de noche así que volvimos al hotel.

Segunda primera parada: paseo en barca por el río Ngo Dong

Trang Ang, Tam Coc
Trang Ang, Tam Coc

La primera parada del recorrido por Tam Coc es uno de los lugares que más merece la pena visitar de todo el recorrido. Se trata de una ruta en una pequeña barca a lo largo del río Ngo Dong. Esta excursión, que cuesta aproximadamente unos 13 euros, va rodeando diferentes plantaciones de arroz. Haremos el recorrido en unas pequeñas barcas para cuatro personas, dirigidas en su mayoría por mujeres de avanzada edad. Durante el trayecto, iremos parando en diferentes puntos para poder visitar las pagodas de Tam Coc. También atravesamos algunas cuevas en las que el techo está tan bajo que, para no acabar con un buen chichón, deberemos agacharnos hasta casi tocar las rodillas con la barbilla.

Las tres rutas de Trang Ang
Las tres rutas de Trang Ang

El recorrido dura aproximadamente dos horas y media, dependiendo de cuál de las tres rutas disponibles hayamos escogido. Nosotros optamos por la tercera ruta, que paraba en una pequeña isla sobre la que se rodaron algunas de las escenas de la (horrible) película Kong: Skull Island. Ya sabéis, esa del mono… Lo cierto es que este punto de la visita decepciona un poco, está demasiado preparado para los turistas, con actores disfrazados de indígenas y demás…

Rumbo a Chua Bai Dinh

La siguiente parada de nuestro recorrido por Tam Coc será Chua Bai Dinh. Este es un espectacular complejo espiritista. Este templo budista resulta prácticamente imposible de recorrer en un solo día ya que está compuesto de casi cinco kilómetros cuadrados repletos de pagodas y edificios de interés. Chua Bai Dinh está construido en las colinas de la montaña, lo cual significa que, efectivamente, está lleno de escaleras y cuestas.

Uno de los elementos que más nos llamó la atención fue un enorme buda construido en bronce. Poco más tarde nos enteramos de que, con sus más de cien toneladas de peso, era una de las estatuas más grandes de toda Asia en honor al sabio fundador del budismo.

Buda de Bai Dinh, Tam Coc
Buda de Chua Bai Dinh, Tam Coc

Cha Bai Dinh es un lugar de peregrinaje de colegios e institutos. Por el camino iremos viendo diferentes grupos de chavales uniformados. Una de las cosas más sorprendentes es como estos chicos te saludan y en muchas ocasiones te piden que te saques fotos con ellos. Parecíamos una versión desmejorada de grandes actores de Hollywood.

Famosos en Bai Dinh, Tam Coc
Famosos en Bai Dinh, Tam Coc

En este lugar apenas pudimos estar mucho tiempo por falta de horas. Es un lugar realmente enorme y recorrerlo entero puede llevar demasiado tiempo.

Una vez en ruta, hicimos una parada a comer en uno de los muchos restaurantes que encontramos por la carretera.

Última parada: Pagoda Bich Dong 

Pagoda Bich Dong

Esta es una pagoda más alejada del resto, más pequeña y en la que veremos menos turistas, pero personalmente fue una de las que más me gustó de Vietnam. Está escarbada en mitad de la montaña, tanto es así que entraremos dentro de ella por una cueva. Parece sacada de una película de Indiana Jones. Se encuentra a unos dos kilómetros de la zona de hostales y restaurantes. El acceso a esta hermosa pagoda es totalmente gratuito. Eso sí, nos harán pagar por estacionar la moto o la bicicleta… ¿cómo no?

La Pagoda de Bich Dong fue construida en 1428. La leyenda cuenta que en 1773, Nguyen Nghiem visitó esta cueva y quedó tan impresionado por todo el magnífico escenario de montañas, el medio acuático, los campos y el cielo cubierto de una verde niebla que decidió bautizar la cueva con el nombre de Bich Dong, que significa “Gruta de la verde perla”.

Nada más atravesar la estrecha puerta y recorrer los primeros tramos de la pagoda, comenzaremos a subir por sus diferentes niveles. Las construcciones están tan metidas en la montaña que deberemos prestar atención para verlos. La última parte de la pagoda es una enorme cueva cuya entrada está escondida detrás de un edificio. De hecho está tan escondida que no me extrañaría nada que un buen número de viajeros hayan abandonado el lugar sin llegar a verla.

Cuando bajamos, ya era de noche, por lo que tuvimos que volver a Tam Coc. El día que pasamos en esta zona fue uno de los más espectaculares de todo el viaje por Vietnam. No me extraña que haya quienes prefieran este lugar al famoso Halong Bay. Además de las pagodas, Tam Coc cuenta con unos paisajes irrepetibles y que quedan para siempre en la retina de quienes tienen la fortuna de poder verlos.

Trang An, Tam Coc
Trang An, Tam Coc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: