Visita a Alcatraz: “Bienvenidos a La Roca”

Visita la cárcel más famosa de todo el planeta. Alcatraz es protagonista de muchas películas, libros y series de televisión. Albergó a muchos de los criminales más sanguinarios de la historia de Estados Unidos y se hizo famosa porque era imposible fugarse de sus muros. Hoy se ha convertido en una atracción turística que atrae a casi un millón y medio de visitantes cada año.

Bienvenidos a La Roca”… A quien le guste el cine no le costará recordar a Sean Connery dando la bienvenida a sus compañeros a las puertas de esta conocida prisión. Alcatraz es sin duda la cárcel más famosa del mundo. Ha salido en películas, libros y series de televisión. Este complejo está situado en una isla de la Bahía de San Francisco, a tan solo unos metros de la ciudad. Aunque su labor como prisión terminó en 1963, hoy sigue funcionando como museo y atracción turística. La visita a La Roca es prácticamente obligatoria para todo el que viaje a San Francisco.

Un poco de Historia sobre Alcatraz

Aunque Alcatraz es mundialmente conocida como una de las prisiones más seguras del mundo, el objetivo con el que se construyó fue muy diferente. La situación de la isla la convertía en un punto clave para la defensa de la costa de California durante la Guerra Civil. En su origen, Alcatraz fue un fuerte en el que vivían 400 soldados y donde había instalados más de 100 cañones. Aunque la isla jamás llegó a abrir fuego, durante esta época ya empezaría a ser utilizada como prisión para soldados Confederados. Después de la Guerra, la isla sería abandonada y su equipo militar quedaría obsoleto.

La verdadera fama de Alcatraz comienza en el año 1934. La isla es adquirida por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y La Roca pasa a ser una prisión federal. Por su situación geográfica, se le da la calificación de prisión de alta seguridad. Pero, al revés de lo que se puede pensar, no era una cárcel demasiado “dura”. Los presos de Alcatraz tenían una serie de lujos que en otras prisiones no se tenían y en muchos casos eran los propios criminales quienes pedían ser ingresados en Alcatraz. Esta prisión albergó a muchos de los más famosos delincuentes de la época. Tal vez el más famoso de ellos fuera el mismísimo Al Capone. La prisión se hizo famosa por la fama de los criminales que la habitaban y por los diferentes intentos de fuga que hubo, ninguno de los cuales tuvo éxito… o tal vez sí.

La prisión fue cerrada en el año 1963. El coste por preso era más de tres veces superior en comparación con el resto de cárceles del país. Además, el agua del mar había derruido parte las estructuras de la cárcel. La isla fue abandonada hasta que en 1969, un grupo de nativos americanos tomaron Alcatraz y exigieron la construcción de un colegio, un museo y un centro espiritual. Esta ocupación duró 18 meses tras la cual, parte de la isla quedó destruida y llena de pintadas.

Hoy se ha convertido en una importante atracción turística que atrae a casi millón y medio de turistas cada año.

Alcatraz. Foto: Nacho Andrés

La visita a Alcatraz

La visita a la prisión de Alcatraz comienza con un paseo en barco de unos 20 minutos. Por el camino, nos irán contando detalles de la isla mientras damos una vuelta a su alrededor. Esta parte es en inglés, pero no os asustéis, una vez en la isla nos darán un equipo de sonido y durante la visita contaremos con un audio completamente en español.

Una vez llegamos a la isla, pasaremos a una sala en la que nos darán los dispositivos de escucha en el idioma que queramos. A partir de ahí, cada uno empezará la visita a su ritmo, deteniendo la grabación cuando quiera para poder prestar atención hasta al último detalle de la cárcel. Muchas de las voces que oiremos serán las de los propios reclusos de la prisión. Eso le da un toque aun más real que nos ayudará a meternos más en la historia que nos están relatando.

Galería principal. Foto: Nacho Andrés

Durante la visita iremos pasando por las diferentes partes de la prisión; el comedor, las celdas normales, las de aislamiento, las oficinas, la sala de visitas… Y en todas ellas iremos escuchando cómo era la vida dentro de Alcatraz. Aunque nosotros éramos un grupo de seis personas, cada uno hizo la visita a su ritmo, unos cuantos nos perdimos y no nos volvimos a ver hasta el final. Como ya he dicho antes, es una excursión para hacer tranquilo y prestando atención a TODO. Es impresionante tratar de imaginar que justo donde estás pisando tú, hace no tanto tiempo han podido estar muchos de los criminales que ahora vemos en las películas.

La visitar acaba en una tienda de suvenir (cómo no…). La tienda es cara y muchas de las cosas que hay se pueden comprar en la ciudad a mitad de precio. Una vez acabada la visita principal, la isla cuenta con una serie de tours y atracciones adicionales. A la salida de la tienda hay una enorme pizarra con los horarios de cada una de ellas. En algunas cuentan la historia de alguno de los presos más famosos, también nos detallan los intentos de fuga o nos explican un poco más la ocupación de los nativos americanos antes de que la prisión se convirtiera en una atracción turística.

-La visita a Alcatraz cuesta alrededor de 30$ y dura alrededor de dos horas y media.

A dormir… Foto: Nacho Andrés

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: