Hanoi: 8 curiosidades sobre la ciudad entre dos ríos

Hanoi está llena de vida y por sus calles encontraremos una gran muestra de la cultura de este país del sudeste asiático. Esta ciudad del norte del país aúna tradición con modernismo en una combinación mágica para cualquier aventurero que se atreva a descubrirla. Hoy os cuento algunas curiosidades de Hanoi.

Cuidado con las motos: No es exagerado decir que Hanoi es una ciudad tomada por las motos. La sensación de pasear por sus calles totalmente rodeado por una marea motorizada es indescriptible. En la capital vietnamita existe casi el mismo número de motocicletas que de personas, por lo que resulta imprescindible aprender a convivir con ellas. Además, no tienen ningún reparo por aparcarlas en mitad de la acera, tanto es así que en la mayoría de calles es imposible pasear por ellas. Al final os acabaréis acostumbrando a caminar por la carretera junto a ellas.

Hanoi motorizada
Hanoi motorizada

¿Y esas máscaras? En Hanoi, al igual que ocurre en otras grandes ciudades, veremos como la mayoría de personas lleva la boca tapada por unas máscaras de tela que se enganchan a las orejas. Esto se debe a los altos niveles de contaminación que hay en toda la ciudad. Pero no os creáis que se tratan de simples máscaras, eh… Las hay de todos los colores y estampados. Ya sabéis el dicho; antes muerta que sencilla.

Una ciudad muy en forma: Con la caída de la noche llega el momento de salir a hacer un poco de ejercicio. Los habitantes de Hanoi aprovechan las últimas horas del día para hacer deporte. Junto al lago Hoan Kiem veremos a un montón de gente de todas las edades realizando todo tipo de actividades: correr, bailar, caminar, realizar estiramientos…

¿Y el barrio de los zapateros?: Aunque parezca mentira, todo el comercio de la capital del país se divide en diferentes gremios. Cada uno especializado en un determinado género y todos ellos situados en la misma zona: joyería, zapatería, papelería, juguetería… hasta 36 calles diferentes dedicadas cada una a un oficio diferente. Esto resulta muy cómodo cuando lo que buscas se encuentra a un par de calles, pero no tanto cuando necesitas unos zapatos y la calle de los zapateros está en la otra punta de la ciudad.

Hanoi
Hanoi

¿Dónde se ha metido todo el mundo?: Las calles de Hanoi son un auténtico caos durante todo el día. Los comercios abren sus puestos a primera hora del día y desde ese momento la calle se llena de vida. Esto conlleva a bastante suciedad en las calles y olores fuertes allá por donde pasemos. Eso sí, una vez llega la noche, todo el mundo desaparece. Es increíble ver cómo todos los puestos recogen en menos de media hora y se van sin dejar rastro y con las calles impecables. Es difícil reconocer una de estas calles una vez se han vaciado porque ni siquiera parecen las mismas…

Regatea o muere: A pesar de que el regateo es una práctica habitual en todo el país, será en Hanoi donde más a prueba pondrán nuestra paciencia y nuestra técnica. Al estar en continuo contacto con turistas, saben perfectamente clasificarnos por nacionalidades y por clase económica. Aquí no servirá de nada ir de listos porque se las saben todas. Como noten que tenemos dinero, ya podemos olvidarnos de conseguir un chollazo.

¿Qué hay para comer? Dos de los platos más típicos de Hanoi son el Pho y el Banh Cuon. El Pho es una especie de sopa de fideos mientras que el Banh Cuon es una masa de arroz con forma de canelón rellena de carne y setas. Otros platos típicos son los Bun Cha; noodles con cerdo, y en Cha Ca; una especie de cazuela de pescado con mucha especia. Y no os preocupéis, tendréis también pizzerías, hamburgueserías y restaurantes italianos esperando para cuando os canséis del estilo asiático. 15 días a base de arroz y sopa puede ser insoportable…

¡¡Tranquilos!! ¡¡Es mascota!!
¡¡Tranquilos!! ¡¡Es mascota!!

…y perro: Efectivamente, lamento tener que deciros que Hanoi es uno de esos lugares en los que se come carne de perro. Pero no os preocupéis, esta práctica no es muy frecuente en Vietnam, es más habitual de las regiones del norte y la tradición viene de los tiempos de guerra. Ni siquiera es algo normal entre los habitantes del norte. No os van a ofrecer a Rex asado en cada esquina de Hanoi, os lo prometo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: