10 consejos para viajar a EEUU y no morir en el intento

Si tenéis pensado viajar pronto a Estados Unidos, creo que hay un par de cosas que debéis saber. Son solo unas cuantas cosillas que simplemente pueden SALVAROS LA VIDA. Vale, es posible que esté exagerando un poco, pero no creáis que demasiado. Antes de comenzar con una lista de diez consejos, creo que voy a resumirlos todos en una sola frase: Estados Unidos no es España.

Traga saliva antes de pasar por aduanas

Para entrar al país, es necesario pasar por una serie de controles. Si no llevas armas encima ni ganas de liarla, estos no son más que un mero trámite. Pero el último de los pasos es una especie de entrevista con un tipo con cara de no andar bien de amigos. Lo primero que te dice – o por lo menos conmigo fue así – es que él decide si entras al país o no, eso ya de entrada, acongoja. Pero estaos tranquilos y responded con naturalidad. Si no entendéis una sola palabra de lo que dice, no pasa nada, repetirá y repetirá las preguntas… Al final medio responderéis lo que podáis, el hombre os dará por perdidos y os dará permiso para continuar.

Aprende a conducir (de nuevo)

En España lleváis conduciendo toda la vida. Cogéis el coche hasta para ir a la esquina a comprar el pan, no habéis perdido ningún punto y sois el encargado de llevar a vuestra abuelita nonagenaria allá a donde os pida… Vale, pues aun así, preparos para sufrir. Las normas de circulación en EEUU son totalmente diferentes. Todos los coches son automáticos, los semáforos en los cruces funcionan al revés que en nuestro país, las velocidades están en millas y allí te adelantarán por la izquierda, por la derecha y, si su coche es lo suficientemente alto, hasta por arriba. Durante nuestro primer viaje por sus carreteras, ¡a mi me adelantó una maldita casa por la derecha! Debo matizar que era una vas prefabricada que iba sobre un remolque, pero aun así me llevé un buen sustito.

PD: Más adelante dedicaré un artículo a este tema…

No bebáis al volante… ni de copiloto… ni atrás…

En prácticamente todos los estados de EEUU está terminantemente prohibido tener una bebida alcohólica abierta dentro del vehículo. Da igual que seas el conductor, un pasajero o que vayas escondido en el maletero del coche. Nosotros descubrimos esto el último día de nuestro viaje, cuando ya habíamos devuelto el coche. Creo que tuvimos una suerte increíble en este punto porque la multa puede llegar hasta los 100 dólares.

¡Cuidado con los osos!

Los osos molan. Eso es así. Pero despertarte una mañana y ver al primo violento de Yogui dentro de vuestro coche comiéndose los asientos ya no mola tanto. En muchos sitios, cercanos a parque naturales, hay avisos de que tengamos cuidado con los osos. No son una broma. Esos animales tienen uno de los mejores olfatos de la naturaleza y son capaces de detectar esa bolsa de patatas que escondes en el coche a un kilómetro de distancia. Si os dicen que no guardéis comida en el coche, es por algo. Haced caso y dejad el coche vacío antes de iros a dormir o de excursión. Mejor que se coman los asientos del coche del vecino…

Sano y pobre VS gordo y rico

Si vais a viajar pensando en cuidar la línea creo que os vais a acabar dando con un canto en los dientes. Comer sano es toda una hazaña en Estados Unidos. La comida basura y las bebidas con gas parecen tener luces de neón que apuntan directamente hacia ellas. Normalmente es más barato comer mal en cualquier país del mundo, pero allí es insultantemente más barato. En un alarde de vida healthy decidimos comprar una bolsita de seis manzanas… Creo que la broma nos salió por unos 5 o 6$. Ahí tomamos la sabia decisión de despedirnos de nuestra figura.

Hamburguesa número 823723. Foto: Francisco Elorriaga

Ojo con el sentido del humor… EEUU no es España

La verdad es que el trato que recibimos de todo el mundo allí fue extraordinario. Nos trataron en todas partes súper bien. Pero aun así, hay que tener en cuenta que los españoles tenemos un sentido del un humor un poco peculiar y no todos lo van a entender. Esto hay que tomárselo bastante en serio al tratarse de un país en el que el número de armas vendidas supera al de habitantes… Durante una cabalgata en el parque de atracciones de Disney, decidí hacerle la broma del dedo a un chaval que había delante de mí. Ya sabéis, esa de tocar el hombro y después disimular. Esta fantástica idea casi nos cuesta un conflicto internacional con el padre de la criatura. Lo dicho, no tienen sentido del humor…

No abrir puerta a los vecinos

Si vuestro viaje por EEUU os lleva a pasar noches en los típicos hoteles de carretera, andad con ojo con los vecinos porque a veces pueden hacer unas peticiones un poco extrañas. Nosotros lo descubrimos en el Gran Cañón cuando, de madrugada, una de nuestras vecinas comenzó a llamar a la puerta en la que dormía parte de nuestro grupo y a pedir un cigarro. La mujer parecía que había consumido algún tipo de sustancia y mis amigos no habían pasado más miedo en su vida. Así que ya sabéis, sin una mujer drogada golpea vuestra puerta a las cuatro de la mañana, no abráis.

Cuidado con las alturas

Si vais a visitar sitios como Yosemite o el Gran Cañón, es probable que os encontréis ante la tentativa de asomaros más de la cuenta. Tal vez será porque tenemos el instinto de supervivencia atrofiado o simplemente porque somos idiotas, pero las alturas es algo que siempre nos llama la atención. Si crees que te vas a marear, mejor ni te acerques, es mejor ser precavido que tener un buen susto. (susto = muerte).

Gran Cañón del Colorado. Foto: Nacho Andrés

¡Llevad agua, insensatos!

Mira que lo leímos mil veces, “si vais a Death Valley llevad agua, es el sitio más caliente del planeta…”, pues oídos sordos. Nos plantamos en el Valle de la Muerte con litro y medio de agua para seis personas. Menos mal que tuvimos la suerte de que no nos tocara un día cálido y hasta hubiera nubes en el cielo. Pero, viendo aquel lugar, estoy seguro de que cometimos una insensatez…

Detah Valley. Foto: Francisco Elorriaga

Los recuerdos

Si has estado en los diferentes parques naturales de EEUU, tal vez te haya entrado ganas de traerte algún recuerdo. Una piedra de aquí, una palo de allá, un poco de arena de tal sitio… Si es así, yo no os lo recomiendo. Está prohibido y te puede traer un problema serio a la hora de salir del país. Yo al menos “no” lo hice. Recomiendo que “no” cojáis nada del suelo y, de hacerlo, “no” se os ocurra envolverlo bien y “no” lo metáis en una maleta facturada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: